Red de escritores en español

martes, 25 de agosto de 2009

¿ Y que nos pasa?

El cambio climático "social" también afecta al medio ambiente
Una especialista advierte sobre los daños que provoca el clima social en el que uno vive. La corrupción, un claro ejemplo.

Por Lorena Tapia Garzón (*)

El cambio climático afecta la salud de todos en el mundo, eso está claro. No por nada este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió celebrar el Día Mundial de la Salud poniendo eje en la necesidad de proteger la salud de la población frente al cambio climático.

Es que ese “cambio” no sólo se produce en el clima como el comportamiento del sistema climático, sino que también se produce en el clima social. Ese que casi no se percibe racionalmente. Ese que nos envuelve en la cotidianeidad y que, si bien no afecta la salud fisiológica, sí perjudica la salud psíquica.

La corrupción, por caso, forma parte de ese clima social y está inserto hasta en los aspectos más sutiles de nuestras vidas, y pasa casi imperceptible, según explica la psiquiatra y psicoanalista Lía Ricón, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y profesora de la UBA.

El imaginario social banaliza situaciones que deberían tenerse por dañinas o riesgosas, y es así como se las acepta como normales y se transforman en leyes no escritas que hay que seguir. Todos lo hacen, así que uno pasa por inadaptado o tonto sino cumple esas reglas de convivencia”, explica la especialista en diálogo con Perfil.com.

Así las cosas, “los jueces utilizan autos incautados, porque ‘todos los hacen’; o un automovilista paga una coima al cruzar en rojo porque ‘es normal’; si hay un subsidio disponible en mi trabajo, en vez de darle al que trabaja mejor, se lo doy a mis amigos. Y así, cada persona ya está acostumbrada y sabe sacar provecho (ilegal) de la posición que tiene”, destaca Ricón.

Según la especialista, esos estímulos que forman a cada uno, ese clima que rodea a la sociedad, es tan riesgoso como el cambio climático en sí mismo. Y así, en estos tiempos hay casi una epidemia de problemas psíquicos, incentivados por los males de ese clima cotidiano, como la corrupción.

“La gente tiene sentimientos depresivos, no se siente protegida, hay mucho resentimiento. Muchas veces nos enseñaron que para hacer las cosas bien teníamos que seguir ciertas reglas. Y de pronto eso no sucede más. Entonces, hay mucho sentimiento de persecución. La gente siempre está preocupada por cuándo y de dónde vendrá el próximo ataque. Es lo que se llaman defensas paranoides, que también provocan sentimientos depresivos. Hay, incluso, mucho desprecio y negación de lo que sucede”, señala Ricón.

(*) redactora de Perfil.com

www.perfil.com

4 comentarios:

Lao dijo...

Esta reflexión está muy buena. También creo que muchos aprovechan esos cambios climáticos, sociales etc para generar sensación de caos a sus arcas. El que así lo quiere, justifica en esa sensación de inestabilidad, sus actos corruptos (que a veces son imperceptibles pero igualmente hacen a la sumatoria nefasta) y también se justifica en el "todos lo hacen". Este último es un gran tema de análisis, dado que, el derecho, se fundamenta en la costumbre, es decir en el "para donde va Vicente" y, a mi entender, basar un ley sólo en ello, es mediocre y cómoda alternativa, y, por sobre todo, sumamente mentirosa. Un gran abrazo y deseo de bien para vos.

angel collado ruiz dijo...

Gustavo , buenos días , joven y entusiasta amigo, me haces pensar en temas interesantes y por ello te vengo a convocar para un proyecto nuevo que trae mi colaboradora Carmen, ya sabes como es de creativa, por favor comunicate con ella, tus cuentos son muy importantes en este proyecto,y queremos arrancar contigo a bordo, y este hermano tuyo , no acepta negativas.Ponte en contacto con ella, la contraseña es : apuntes literarios de Hispanoamerica. No tardes solo faltas tú. Un abrazo grande desde aqui hasta Argentina, cuidate ,te queremos un saludo angel

Gustavo dijo...

Hola Lao como estas. Bueno tengo que reconocer que yo a veces tambien lo hago. Por ejemplo me dan un volante y en vez de buscar un tacho lo tiro apenas termino de leerlo. Lo mismo cuando voy por la calle comiendo algo. Tiro los papeles en cualquier lado. Yo se que esta mal. Pero todos lo hacen. Si todo el mundo tiraria la basura en los tachos como corresponde yo tambien lo haria. Pero asi es como que no tiene sentido. Para que me voy a matar si nadie lo hace. Es que la sociedad anda mal de raiz.
Te mando un abrazo y que pases buen fin de semana. Chau

Gustavo dijo...

Hola Angel. Gracias por tenerme en cuenta con mis cuentos. Aunque no se si deben estar tan buenos.
Bueno. Ahora voy a entrar en el blog de Carmen a ver que onda.
Te mando un abrazo y que andes bien. Saludos. Chau