Red de escritores en español

martes, 3 de agosto de 2010

Virtualizados

¿ Que pasaría si de repente todos nos quedaríamos sin Internet? No podríamos mas postear, bajar o ver videos, mandarnos emails, chatear, etc.
Nos metimos tanto en este mundo virtual que si algún día dejaría de existir sería un verdadero caos, un durísimo golpe que nos dejaría casi en knock out, un bocado que no podríamos digerir. Como si alguien nos despertaría arrojándonos un baldazo de agua helada en una mañana de invierno.
Perderíamos decenas de contactos, de posibilidades de conocer gente. Y ni hablar de aquellos que vivan en paises o ciudades lejanas.
Sería como retroceder mas de una década en el tiempo. A cuando las computadoras solo servían para jugar, escribir o almacenar datos.
Si queremos conocer gente tendríamos que animarnos a hacerlo en algún bar, boliche, club, plaza, etc. Para escribirle algo a alguien deberíamos tomarnos el trabajo de hacer una carta, ir hasta el correo, mandarla y esperar que le llegue al destinatario. Lo que podría durar semanas.
La única forma de comunicarse con un amigo sería llamarlo por teléfono o encontrarse personalmente. Si deseamos saber o informarnos de algo tendríamos que comprar mayor cantidad de diarios y revistas. cosa que aumentaría enormemente nuestros gastos.
Lo que sentimos, pensamos o escribimos lo anotaríamos en papeles que quedarían guardados en algún cajón al que solo accederían unas pocas personas. Permanecerían casi desconocidos.
Sería otra vida. Mas íntima, mas real, con gente de carne y hueso. Reducida solo a amigos o conocidos del barrio, de la escuela o del trabajo. Sin tantas personas de por medio. Con conversaciones cara a cara. Donde si uno quiere participar de algo o intentar conocer a alguien tiene que ir y poner el cuerpo. En fin. Como era antes.
Pero con la diferencia de que yo antes sabía que todo era así, estaba acostumbrado y jamás me imaginaba otra realidad. En cambio ahora estoy tan adaptado y metido en este mundo virtual que siento que a esa otra realidad ya no podría volver. Que si lo haría es como si me faltaría algo, como si estaría mas aislado.












5 comentarios:

magu dijo...

Sería como volver a mi infancia. Donde no había ni siquiera teléfono en el campo, ni locutorios. quizás nos acostumbraríasmos. mientras tanto, escribamos todos para unirnos, para poder comprender al ser humano en sí y para compartir

Gustavo dijo...

Hola Magu que tal. Si. Es como volver a tiempos pasados. Onda que antes era todo asi y estabamos acostumbrados. Teniamos nuestras formas, nuestros tiempos, nuestros codigos. Ahora medio como que volver a eso nos resultaria medio complicado.
No se, al menos me parece a mi. Ademas si no fuera por los blog y todo estos adelantos nosotros jamas nos hubiesemos conocido. Menos saber lo que escribimos, pensamos o publicamos jaja. Un ejemplo.
Te mando un abrzo y que tengas buen fin de semana. Chau

magu dijo...

Gustavo
la última, pero no me respondas, es para que te rías nomás. Yo soy del 64, mi marido del 58, y estamos reviendo series viejas de tv tales como NOSOTROS Y LOS MIEDOS. hay un capítulo donde el padre dice: -compré tres rompecabezas para que los chicos se diviertan en vacaciones. Y recibí un telegrama de bs as. Esta serie es de ppios de los ochenta. Para que veas como cambió el mundo (medios y comunicaci´n) en tan poquitos años. jaja
saludos a vos

lidia dijo...

excelente, por el contenido!!!!es así pues toda la tecnología tiende a encerrarnos o bien estar en redes sociales...o chaterar....y mas encierro aún, comparto,lo que si de mi parte,poco estoy,salvo escribir y volar,de la silla...
grade Gus!
un abrazo
lidia-la escriba

Gustavo dijo...

Hola Lidia que tal. Si. Todo esto de las tecnologias y las redes sociales es como que nos hacen un doble juego. Como volar bien alto.
Por un lado estamos mas tiempo encerrados con la compu. Por ahi dejamos de hablar tanto con el vecino de enfernte o de la otra cuadra pero a la vez nos comunicamos con decenas de personas que viven a kilometros de distancia.
Te mando un abrazo y espero que andes bien. Chau