Red de escritores en español

viernes, 2 de septiembre de 2011

El estadio

El estadio.
 
La luna llena brillaba blanca allá en el cielo. Las calles estaban vacías. Solo pobladas por algún perro que pasaba cada tanto. Todo era silencio absoluto.
Y en las afueras de quel pueblo el estadio. Que de a poco comenzó a iluminarse como si hubiese algún evento importante. Un poco raro a esas horas de la madrugada.
De pronto empezaron a salir del suelo jugadores que ya habían fallecido. Como Guillermo Stábile, Garrincha, Giuseppe Meazza o el "Charro" Moreno, aquel que hizo furor en el gran equipo de River en los años ´40. Enseguida se pusieron a entrenar vistiendo unos camiseta azul y otros roja para a los pocos
minutos ingresar al campo de juego. Mientras tanto el estadio se iba llenando de hinchas, quienes también salían de a montones desde el piso y se ubicaban en las tribunas. Entre ellos podían verse a famosos como Osvaldo Soriano, Fontanarrosa o Jorge Guinzburg.
Al rato empezó el partido. Los rojos parecían inclinar la cancha a su favor. Tuvieron varias chances de anotar. Un tiro desde afuera del área que pegó en el travesaño, un mano a mano que contuvo el arquero, un cabezazo que logró sacar un defensor sobre la linea. Hasta que finalmente llegó el 1-0. Un tiro libre que se clavó en un ángulo sin que el arquero pudiera hacer nada para evitarlo.
Luego el equipo rojo siguió atacando llevándose practicamente todo por delante y no tardó en convertir el segundo.
A partir de allí el partido se niveló. Los rojos parecían estar mas que conformes con el resultado y ya no insistían tanto como antes. A la vez que el equipo azul logró tener mas la pelota. Tanto fue así que faltando pocos minutos para que termine el primer tiempo, tras un error de la defensa roja, logró descontar poniéndose 2-1.
En el complemento el equipo azul salió con todo a buscar el empate. Después de varios tiros apenas desviados y algunos otros atajados por el arquero finalmente pudo alcanzar la igualdad. Fué tras un corner, donde un delantero cabeceó colocando la pelota por abajo en la punta derecha del arco.
A esa altura el estadio se había transformado en un hervidero. La gente no paraba de cantar, saltar o gritar. Tampoco faltaban los diferentes colores o frases que mostraban la enorme cantidad de banderas que había, el olor a choripan o el sonido de los bombos. Se veían abuelos o padres con hijos, grupos de amigos, parejas de jóvenes que cada tanto se besaban. Todos parados moviéndose y hablando entre ellos, haciendo diferentes comentarios sobrte las jugadas que se daban gritando, o simplemente alentando por sus equipos.
Mientras tanto el partido seguía. Los azules, no conformes con el empate se decidieron a ir por mas. Fué así que luego de algunos minutos estos lo dieron vuelta ubicándose 3-2. Desde entonces el juego de convirtió en un constante ida y vuelta. Los dos arqueros no paraban de lucirse, la pelota rozaba peligrosamente los palos de ambas vallas. El conjunto rojo no soportaba ir perdiendo despues de haber estado ganando cómodamente por dos goles, a la vez que el azul quería quería aumentar la diferencia para poder asegurarse una victoria definitiva.
Hasta que finalmente, tras un remate que reventó el palo izquierdo del equipo rojo se vino un contragolpe por parte de estos. Una salida rápida donde hubo algunos pases que derivaron en un mano a mano de un delantero con el arquero rival. Quien intentó salir pero no tuvo éxito. Ya que el jugador rojo le tiró por lo alto una pelota de sombrerito que la dejó muerta en la red.
A partir de allí el juego se hizo mas intenso aún. Ninguna valla parecía estar a salvo. Había peligro en las dos áreas. Los dos conjuntos querían llevarse un triunfo. A la vez que ahora de las tribunas bajaba un ruido ensordecedor. Todo eran coros de voces de gargantas que parecían dejar todo en ese encuentro. Acompañada de un fuerte rerpiquetear de bombos que marcaban la melodía o algunos estruendos de cohetes que sonaban cada tanto.
Al rato el equipo rojo anotó el cuarto poniéndose nuevamente en ventaja. Tal como lo había sido durante todo el primer tiempo. No faltaba mucho para que termine el partido. Así que sus jugadores decidieron atrasarse y cuidar el resultado. Esto provocó la inmediata rección del conjunto azul. Quien no se veía en una situación inferior como para ir perdiendo y salió decidido a buscar la igualdad.
El partido ahora prácticamente se jugaba casí en el borde del área del equipo rojo. Hubo varios despejes sobre la linea, pelotas que se iban rozando los palos, atajadas sensacionales. Cuando finalizó el tiempo normal el árbitro decidió agregar dos minutos. Inmediatamente se produjo un remate de un jugador azul que un defensor consiguió desviarlo al córner. Vino el tiro de esquina y cayó en los pies de otro delantero azul. Quien le pegó con todo desde afuera del área haciendo que el arquero diera un salto espectacular para poder manotear la pelota y evitar que se le meta. La tomó un defensor del equipo rojo y empezó a salir jugando tranquilamente intentando hacer tiempo y que el partido terminara así. Pero de repente apareció un
jugador azul. Quien logró sacársela y se fue derecho hacia el área. Salió otro de la defensa a marcarlo sin que pudiera hacer nada. Este se venía con todo. Apareció el arquero y le amagó con patear a un costado. El guardavalla se tiró pero fué en vano. El jugador azul siguió avanzando unos metros mas con la pelota y, cuando ya estaba en el área chica, le pegó suavemente hacia el lado opuesto al que le había amagado al arquero depositando la pelota en la red. Lo que selló el 4-4 definitivo. Después el equipo rojo sacó del círculo del medio pero ya no hubo tiempo de nada. El árbitro marcó el final del encuentro.
Al rato todos los jugadores se abrazaron intercambiándose la camiseta y saludaron al público. Quien no paraba de vibrar.
El cielo lentamente
empezaba a ponerse mas claro. Los jugadores caminaron hacia el círculo central de la mitad de cancha y descendían al piso como si lo harian a traves de una escalera. Lo llamativo era que no había ninguna allí. Y sus cuerpos no chocaban contra el cesped, sino que se hundían como si fuesen figuras fantasmales. Algo parecido ocurrió con el árbitro y los jueces de linea. En cambio los hinchas, una vez que salían del estadio cavaban pozos en la tierra y descendían. Y luego esos huecos automáticamente eran cubiertos y todo el suelo volvía a quedar de manera normal. Al rato desaparceiron todos los papeles, vasos de plástico, cintas o pedazos de banderas que habían quedado en las tribunas. Luego las luces se apagaron y las puertas se cerraron.
Una vez que salió el sol el pueblo epezaba a despertar. Había gente que iba en bicicleta a su trabajo o se dirigía a la parada a esperar que la alcanzara el colectivo. También se veian madres que llevaban a sus hijos a la escuela. A la vez que los negocios de a poco iban abriendo al público.
Y el estadio se hallaba ahí en las afueras. Igual que el día anterior. Totalmente vacío y con sus puertas cerradas. Como si ese partido nunca hubiese existido.

9 comentarios:

Lao dijo...

MUY INGENIOSO E IMAGINATIVO TU RELATO
¡MUCHOS SALUDOS GUSTAVO! ESPERO QUE TODO ANDE BIEN POR ALLÍ

magu dijo...

GUS
Muy lindo
¿viste un film con KEVIN COSNER? SObre el campo de los sueños?, es lindísimo
yo adoro de las canchas de futbol, el brillo y la prolijidad del cesped bien cortado, jaja
besos nene

Gustavo dijo...

Hola Lao como andas tato tiempo. Te mando un abrazo y gracias por pasar. Algun dia que tenga mas tiempo voy a ver si paso por el tuyo que estoy medio en deuda jaja.
Te mando un abrazo y espero que estes bien. Chau

Gustavo dijo...

Hoa Magu que taml. No esa pelicoma no la vi. La que me hicieron ver en la secundaria de Kevin Kosner era "Danza con lobos" Que me acuerdo que dueraba un monton jaja.
Y hace unos meses tenia ganas de explorar en hacer algun cuento de futbol que jamas habia hecho en mi vida. Y me salio esto.Onda Fontanarrosa jaaj
Te mando un abrazo y que tengas buena semana. Chau

magu dijo...

GUS
Jaja, buenísimo
la del CAMPO DE LOS SUEÑOS es buenísima, tiene que ver con los deseos que se hacen realidad.
bue, GUS, había una obra de teatro sobre un jugador de futbol comprado por un millonario coleccionista, la protagonizó LUIS MEDINA CASTRO, recuerdo
bue, saludos nene

Alma Mateos Taborda dijo...

Un relato extraordinario donde el empate premió la labor de esos jugadores fantasmas, reviviendo épocas gloriosas del fútbol, donde al final se abrazaban entre adversarios. Un sueño magistral y expresado al estilo de los grandes relatores. Un abrazo.

Gustavo dijo...

Hola Alma que tal. Si. Onda que todo fue un recuerdo del pasado, algun sueño de alguien, un partido inexistente a horas que todos duermen. Con cuerpos fantasmas, con jugadores que no se sabe en que dimension se hallaran, con hinchadas que nadie sabe de donde aparecieron. Todo en una milagrosa noche.
Hasta que el amanecer volvio a regresar todo a la "normalidad"
Un abrazo

Gustavo dijo...

Ho,aMagu quetal. Bueno gracias pr el dato. Algun dia voy a ver esa pelicula a ver que onda.
Te mando un abrazo y que termines bien la semana. Chau

Nahuel vallerga dijo...

Muy bueno!!!