Red de escritores en español

miércoles, 25 de abril de 2012

De gaviotas, abejas y sapos


De gaviotas, abejas y sapos.






Había una vez un campo habitado por abejas. Estas tenían todo el espacio libre como para jugar entre las ramas de los árboles, tomar el jugo de las flores que desearan.


Un día, al ver que llegaban decenas de gaviotas decidieron emigrar a un campo vecino con el fin de no mezclarse con nadie y seguir solas. Pero ni bien se instalaron descubrieron que ese nuevo lugar estaba lleno de sapos. Los cuales a su vez, por temor a que estos últimos los agredan se fueron a otro sitio cercano.


De a poco el miedo y la desconfianza hacia el otro, al que veían como enemigo, iba aumentando considerablemente entre cada una de estas especies. Las gaviotas, por temor a que las abejas les hagan daño, se organizaban para vigilar todo su territorio desde lo alto. Estas para protegerse de una supuesta invasión de las aves, colocaban espinas alrededor de sus panales y se dividían en grupos que hacían de guardia día y noche. A la vez que los sapos, con el fin de que nadie ingresara en su nuevo lugar, construían enormes muros de barro frente a sus cuevas.


Con el paso del tiempo los miembros de cada una de estas comunidades veían que nada de lo que suponían ocurría. Las gaviotas volaban siempre alrededor de los mismos árbloes, las abejas pasaban la mayor parte del día ocupadas en sus tareas. Mientras que los sapos no salían mas allá de donde estaban sus cuevas. Hecho que los llevó a perder el miedo y darle cada vez menos importancia al tema de la seguridad.


También empezaban a formarse grupos que se ayudaban entre sí. Como las gaviotas que aprovechaban su vuelo para traer alimentos de lugares lejanos, abejas que regalaban cera y miel o sapos que cuando había tormenta invitaban a todos a refugiarse en sus hogares.


Así fué como estas comunidades de a poco aprendieron a respetarse y convivir en paz. Formando un inmenso campo en donde todos tenían su lugar y abierto a cualquier otro grupo que quisiera radicarse allí.

11 comentarios:

maria cristina dijo...

Y si hiciéramos lo mismo muchos de los que andamos dividiendo para reinar? Un abrazo Gustavo, muy buen ejemplo de convivencia y solidaridad.

magu dijo...

GUSTAVO
Lo que pasa es que la naturaleza es sabia pero también cruel, siempre cuestioné eso, que tengan que existir animales depredadores, carnívoros que maten a otros para vivir. Me encantaría que mis perros y mis gatos fueran vegetarianos, porque amo a las vacas, los cerditos (cariñosos), las ovejas, y a todos los cuadrúpedos mamíferos, también me da pena que los peces sean comidos por gaviotas. Ojalá todas las especies pudieran ser vegetarianas, solo de comer frutos caídos de los árboles, jaja, besos

Gustavo dijo...

Hola Maria Cristina. Si... no? Onda que en esa fabula estan representados varios comportamientos de los seres humanos. Igual este cuento es viejo. Lo puse apenas empece el blog. Pero como en esa epoca todavia no tenia aseguidores decidi guardarlo para otro momento.
Te mando un abrazo y buen fin de semnana

Gustavo dijo...

Hola Magu omo andas. si... dicen que la naturaleza es perfecta. Y la verdad que nunca se me ocurio pensar en eso de los animales que matan a otros animales. Es verdad. Pero bueno. La naturaleza sabra.
Y lo que yo me pregunto tambien si los zoologicos no son carceles de animales. Que culpa tuvieron el leon, los monos, el tigre para estar ahi entre rejas sin podr hacer nada. Lejos de su habitat. Que daño cometieron.
Un abrazo y que termines bien la semana

Clemente-Yue-Soujiro dijo...

Muy buena narración, es magnifica Gustavo, hace pensar que vivir en una caja de cristal no tiene nada de bueno, que siempre vamos a necesitar de los demás, en cualquier lugar.

Lao dijo...

Muy bueno Gustavo, finalmente por uno u otro camino nos necesitamos los unos de los otros. ¡UN ABRAZO!

Gustavo dijo...

Hola Clement que tal. si... como digo yo siempre. Cuanto mas colores haya mas lindo es el cuadro. Si uno se encierra en lo mismo termina perdiendose un monton de cosas. Siempre en su rutina. Ignorando lo que ocurre afuera, lo que pueden enseñarle los demas, etc. Siempre un rojo necesita de un azul, un naranja de un verde, etc
Te mando un abrazo y gracias por pasar

Gustavo dijo...

Hola Lao que tal. Si... en el fondo nos necesitamos. Un abrazo, una palabra, un saludo.
El hombre no nacio para estar solo. La soledad no hace mas que llevar a uno a la depreesion, al aislamiento, a estar siempre de mal humor, etc
Te mando un abrazo y que tengas buen fin de semana

mabel casas dijo...

gustavo

tu relato, es una gran metáfora de toda la sociedad global...
desde los hermanos animales denuncia y propone
lanaturarela en su conjunto, tiene lecciones día a día,de la cual deberíamos aprender y no agredirla

por que sus respuestas tiene que ver con todo lo que se discrimina y depreda sobre la tierra y sus seres vivos todos

leí por ahí lo que decis de los animales en los Zoo, estoy plenamente de acuerdo...las rejas no son su habitat ni su intimidad natural
saludos y gracias por pasar por mi blog

Gustavo dijo...

Hola Mabel. Bueno gracias a vos tambien por tu comentario. Onda que los animales tambien tienen vida, no son simples objetos de adorno.
Te mando un abrazo y graciaspor pasar

Paula dijo...

Idílico! en el sentido de lo que aún no quiero renunciar! como quisiera una sociedad así! Felicitaciones al autor x permitirse soñarlo! como dice una frase, si, soy utópico.. pero no soy el único!;) Gracias