Red de escritores en español

viernes, 7 de diciembre de 2012

El bosque

El bosque.
 
En ese bosque todo era armonía. Gaviotas que iban y venian, abejas que construian sus panales, zorzales anunciando la llegada de un nuevo día. Tambien había liebres corriendo, culebras, monos que saltaban entre las ramas. Hasta algunos leones que cada tanto merodeaban la zona.
Todo era de una intensa paz.
Hasta que un dia aparecieron las primeras casas. Acompañadas por autos y caminos de tierra. Junto a autos, bicicletas y motos que iban y venían.
Ese bosque dejó de ser el mismo. Si bien todavía tenía muchas zonas intactas presentaba numerosos huecos.  Aparte de que en varios tramos había escombros, bolsas de nylon, restos de comida, etc. Y los animales que lo poblaban optaron por irse
A pesar de todo el éxito inmobiliario pudo mas. La urbanización siguió creciendo. Los caminos de tierra se multiplicaron transformándose en calles y avenidas asfaltadas. Aparecieron negocios, oficinas, algun que otro edificio. Tambien se insatalaron antenas telefónicas, cableado eléctrico. El trafico era cada vez mas intenso. Ahora se le sumaron colectivos que llevaban a la gente de un lado a otro o camiones que cargaban y descargaban mercadería.
Del bosque solo quedó una mínima porción. La cual, debido al paso agigantado que avanzaba la constucción no demoró demasiado en ser loteada, dividida en manzanas y ponerse en venta. Así fue como a esta parte llegaron nuevas viviendas, fábricas y centros comerciales.
Cuando hubo que arrasar la ultima manzana se produjeron problemas. Las sierras eléctricas no podían cortar las ramas. Estaban durísimas. Se terminaban quemando de tanto esfuerzo. Porobaron hacerlo varias veces mas pero les ocurrío lo mismo. Entonces mandaron topadoras.
Apenas estas tocaron el primer árbol toda la ciudad tembló. Desde el piso no paraban de brotar troncos. Luego aparecieron ramas con hojas. Estos crecian por todos lados derribando cuanta construcción se le interpusiera en su camino. Tambien se sumaron plagas de aves y abejas enfurecidas que atacaban a la población. Estos corrían de un lado a oto sin encontrar refugio. Al rato fueron sorprendidos por liebres y monos que los corrian y mordían. Estaban deseperados. Tenian sus cuerpos sangrando, llenos de picaduras por todas partes. No soportaban el dolor que esto les provocaba. Seguían corriendo pero en vano. Ya que sus casas habían quedado destruidas por los arboles. Y tanto las aves, como las abejas o resto de los animales los seguían atacando. Hasta que de a poco se iban rindiendo. Quedaban tirados en el piso quejándose del dolor, cada vez con mas lastimaduras. Cuando ya estaban todos en el suelo vino una manada de leones y se encargó de acabar con ellos.
Apenas estos terminaron su trabajo los árboles taparon la ciudad y todo ese bosque volvió a la normalidad.


10 comentarios:

Verónica dijo...

Muy estremecedor, Gustavo.
Los bosques tan bonitos, qué pena que se destruyan por intereses.
Un abrazo, buen finde

maria cristina dijo...

Gustavo, te mandaste con una de terror!!! Pero es una realidad constante el desmonte y la destrucción de la naturaleza por el progreso del hombre, un abrazo!

rosscanaria dijo...

Desgraciadamente en todas partes pasa lo mismo se desforestan los bosques o simplemente se talan los árboles para construir, me gusta la venganza de los árboles y abejas...
Un abrazo Gustavo y lindo domingo guapo!!!,

Lao dijo...

Buen mensaje Gustavo!!!!!!

Gustavo dijo...

Hola Vero que tal. Si... lastima que como vos decis. Cada vez quedan menos.. Te mando un abrazo y gracias por pasar

Gustavo dijo...

Hola Maria Cristina. Bueno queria darle algo de accion, un final inesperado jaja
Te mando un abrazo y que tengas buen Domingo

Gustavo dijo...

Hola Ross. Lamentablemente es asi. Las ciudades crecen, en el mundo somos mas, sumando a las ansias de algunos empresarios que parecen no tener techo.
Te mando un abrazo y espero que estes bien

Gustavo dijo...

Hola Lao. Me alegro que te guste. Aunque algun dia tanto los animales, como los vegetales tendrian que vengarse por todo lo que les hace el hombre jaja.
Te mando un abrazo

magu dijo...

GUS
Tengo una teoría, y JAMES REDFIELD piensa como yo, la gente evolucionada espiritualmente ya no tiene hijos, o tiene muy pocos. los tiene en forma responsable, así tiene tiempo de educarlos y enseñarles valores: el amor al prójimo, el respeto a mamá naturaleza y a DIOS. La población mundial debe disminuir al menos a la tercera parte de lo que es ahora (naturalmente, por autocontrol también), y los que vivimos debemos cuidar mucho de los árboles. Te conté que me opuse a que la muni quitara mis cuatro paraisos de la vereda, me opuse firmemente, y tampoco le corto las raíces, ya veré que hago si levantan mis baldosas, en la terraza hablo con ellos y los bendigo todos los días. tienen hijos en mis macetas, algunos brotecitos murieron al querer trasplantarlos, de chiquitos son muy delicados, así que ahora los dejo donde nacen y cuando son mayores los trasplanto, tengo un arbolito de 60 cm divino, deberé hacerlo bonsai, pero vivirá en casa. porque si lo regalo a la muni quizás me lo maten. Hay que oponerse tanto a la tala fabril como a la de los vecinos en los barrios. Y hay que bendecirlos y protegerlos, bacio nene

Gustavo dijo...

Hola Magu que tal. Bueno algunos dicen que es bueno hablarle a los arboles o plantas. Que crecen mejor. Es mas. Tambien me lo enseñaron en la primaria. No se si sera verdad o no. Y lo que a mi me da bronca es el agua que gastan la gente que se la pasan lavando el auto en la vereda o varios encargados de edificios. Mientras tanto hablan y se desperdician litros.
Pero bueno. No tenemos tampco conciencia ecologica. En la escuela nadien nos enseño, ni hay campañas, la basura por mas que recien ahora estan intenando separar despues la ponen todas juntas en los mismos basurales, etc
Te mando un abrazo y que termines bien la semana