Red de escritores en español

viernes, 13 de febrero de 2015

El cambio de horario

El cambio de horario




Ignacio y Claudia alquilaban un departamento en Caballito. Él era futbolista. Ella profesora de teatro. Hacía dos años que convivían.

Una noche hicieron lo habitual. Cenaron para despues irse a la cama. Hicieron el amor. Al terminar Claudia se durmió enseguida. Ignacio se quedó mirando tv hasta que el sueño le ganó.

Mas tarde se despertaron con un sol radiante que se asomaba por la ventana. Miraron la hora. Eran las dos de la mañana. Pensaron que no andaba el reloj. Aunque tenian la sensación de haber dormido poco.

Ignacio salió a entrenar. Claudia a dar clases. Notaban poca gente en las calles, menos tráfico.

Una vez que Ignacio llegó al estadio se encontró que las puertas estaban cerradas. Le llamó la atencion que desde lejos el campo de juego aparecía de color violeta. Vió a dos compañeros. Tambien dormidos como él. Fueron a un kiosco a comprar algo y se quedaron en la vereda a esperar que abran.

A Claudia le paso algo parecido. El lugar donde daba clases tambien se hallaba cerrado. Y notaba que a veces el asfalto se ponia tono naranja. Al rato llegó una de sus alumnas. Fueron a tomar algo a un barque se hallaba en una esquina. Allí tenían prendida la tv. Y notaron este fenómeno. Eran las tres y media de la mañana. Nadie sabía que ocurría.

Tras tomar un café con su alumna regresó a su departamento. Mas tarde llegó su novio. Se quedaron mirando en la tele sobre esta situación. A todos les resultaba incomprensible. Opinaba gente que tenian el cabello negro y se le puso verde, perros que lucían tono celeste, plantas azules. Tambien notaron que el agua de la canilla era rosa.

A las nueve de la mañana el sol se puso dando paso a la luna y estellas. Prendieron las luces. Notaron que las lamparas eran verdes. Lo mismo las luces de la calle. No sabían que hacer. Si ir de nuevo a sus trabajos o quedarse. Aunque mas tarde se enteraron que debido a esta confusion se declaró azueto. Fueron a dormir.

Se despertaron a las doce del mediodía en plena noche. Miraron una pelicula. Despues cerraron otra vez los ojos. A las seis de la tarde se levantaron pero en plena noche. Las horas les resultaban eternas. Hacían el amor, leian, ponían música. Él hacía abdominales, ella anotaba como daría la próxima clase. Hablaban entre ellos. Tambien con sus amigos con la computadora o el celular. Nadie sabia nada de lo que ocurría o hasta cuando.

Despues de cenar se bañaron. Luego otra vez a la cama. Se acordaron cuando se conocieron hace tres años. Fue en el cumpleaños de su hermana. Ya que esta hacía teatro y la invitó. Alli hubo onda entre los dos y empezaron a hablarse y verse cada vez mas seguido. Mas tarde se quedaron dormidos.

Hasta que al otro día la luz los despertó a las siete de la mañana. Todo volvió a la normalidad. Cada uno a sus rutinas. El pavimento gris, el campo de juego verde.

Y por la tv como a traves de google expertos comprobaron que es un fenomeno que se da cada 5000 años. Cambian la salida del sol y la luna. Y como lo hacen de modo diferente hacen que muchas cosas se vean reflejadas de otros colores.

5 comentarios:

maria cristina dijo...

Gustavo, qué pena no poder presenciar este maravilloso período pleno de color y fuera del tiempo! Hermoso tu relato de hoy, un abrazo!

magu dijo...

GUS
Qué divino ¡
menos mal que pudieron aprovecharlo
ese día me debo haber quedado dormida,
jaja
me gustaría todo mucho más rosa, pero el celeste también me encanta
en casa tengo cortinas amarillas patito, rosadas y para la parte de la terraza que de demasiado el sol, azules con muchos dibujos, la vida con muchísimos colores, qué hermosa ¿
ayer fuí al río con mis perros, me recosté junto a un árbol, acá usamos a los árboles como si fueran sombrillas, todo estaba hermoso, y de pronto, jaja las dos municipalidades (estoy a cinco cuadras del lado del río de CABA el rincón de los niños o algo asi, y de este lado, los dos macris primos organizaron eentos deportivos con música. En el de CABA había clase de ZUMBA y acá de un deprote nuevo, con música electrónica a todo lo que daba. Fuí a pedir que pusieran más bajo porque no me dejaban meditar ni descansar. La invasión sonora es una desconsideración, el río es de todo el mundo, de los pájaros y otros animales también .....pero al final la bajaron. (hablando de colores, me fuí por los sonidos)
beso GUS

LAO Paunero dijo...

sería muy bueno que todo se viera de otro color de vez en cuando Gustavo. Un abrazo!

Boris Estebitan dijo...

La vida de otro color, suena bien :)

Gustavo dijo...

Hola que tal. Gracias por los comentarios. Si, una especie de flash jaja. Pero estaría bueno que un dia pasara eso. Que el Sol salga a la noche y se oculte en el dia. O que las cosas cambiaran de color. Seria algo distinto. Fuera de la habitual rutina. Lo que tampoco hay mucho por aca son eclipses de sol. Las mayoría son de luna. Pero estaría bueno también poder presenciar en vivo un eclipse de sol. Les mando un abrazo y que tengan buen finde