Red de escritores en español

sábado, 7 de mayo de 2016

Las culebras




Las culebras

Roberto se levanto a la mañana. En el patio, la boca de la rejilla estaba corrida. Le llamó la atención. Intentó ponerla en su lugar. Del hueco se le abalanzaron montones de culebras gigantes que le provocaron mordeduras por todos lados. Ante los gritos aterradores que provocaba vino su esposa a socorrerlo. Quien corrió el mismo destino que Roberto. Luego de dejar los cuerpos ensangrentados y con heridas por todas partes estas culebras regresaron al interior de la rejilla.

Omar abrió las puertas de su carnicería. Tal como solía hacerlo habitualmente. Solo que esta vez notó que en los mostradores faltaban cortes. Otros estaban destrozados quedando solo los restos. De pronto. De una rejilla que tenía en un costado salieron decenas de esas culebras. Quienes lo mordieron hasta dejarlo moribundo en el piso. 

Laura regresó un Lunes por la tarde a su casa. Había pasado el fin de semana afuera de la ciudad junto a unas amigas. Se encontró con un episodio aterrador. Sus dos perros y su hijo estaban en carne viva. Junto a enormes charcos de sangre.  Se sentó en una silla llorando desconsolada. Pero al instante fue embestida por esas especies. Quienes se encargaron de dejarla igual que los otros cuerpos. 

A raiz de estos casos. Sumados a otros que se difundían en la tele, radio o redes sociales operarios del gobierno de la ciudad hicieron tareas de control en cañerías y bocas de tormenta. En muchos casos no encontraron nada anormal. Pero en otros esas especies se les fueron encima hasta terminar con sus vidas. 

Días despues los empleados fueron acompañados por personal de la policía. En una alcantarilla aparecieron mas de esos bichos. Los volvieron a atacar. Pero fueron sorprendidos por disparos de los uniformados. La mayoría de las especies huyó al interior de las cañerías. Pero algunas resultaron heridas. Silbaban y hacían movimientos espasmódicos. Estas fueron puestas en una jaula y llevadas a analizar. 

Semanas después científicos del Instituto Malbrán dieron a conocer que estas culebras viven en desagues pluviales, cloacas, arroyos subterráneos como el Vega o Maldonado. Son carnívoras. Salen a la superficie a alimentarse y luego regresan a su hábitat. Tienen una alta reproduccion. Por cada hembra nacen diez. Viven hasta seis años. 
Llegaron desde el litoral al Río de la plata. Y de ahi se metieron en el interior de las cañerías de la ciudad.  Es una familia que desciende de las culebras tradicionales. Pero con el tiempo fueron mutando hasta transformarse en lo que son actualmente. 

El proceder de estas especies no se detenía. Como la tarde en que tanto empleados y pacientes de un geriátrico fueron atacados sin posibilidad de poder defenderse.  O la mañana que unos cuerpos que dormían sobre la avenida Córdoba aparecieron muertos. Bañados en charcos de sangre y con mordeduras por todas partes. 

Algunos subían videos a facebook ,youtube  o canales de television con mascotas que habian sido descuartizadas. Familias donde sin éxito intentaban molerlas a palos, personas que fueron sorprendidas por la noche mientras estaban acostadas.

La gente se hartaba. Protestaba. Había cacerolazos en los puntos principales de la ciudad. Marchas a la sede del gobierno de la ciudad, al Congreso o la Plaza de mayo.

A raiz de un episodio ocurrido con una formación de la linea B de subtes entre las estaciones Malabia y Angel Gallardo. Donde centenares de  aquellas culebras rompieron los vidrios abalazándose sobre el maquinista y los pasajeros los metrodelegados anunciaron un paro por tiempo indeterminado hasta que no se normalizara la situación.

Otro hecho sucedió en un aula de la escuela numero 13 del barrio Villa Real. Allí fueron sorprendidos los alumnos de segundo grado. Algunos pudieron correr. Otros quedaron en el piso con importantes heridas. Pero ante el griterío personal policial empezó a disparar contra esos bichos logrando que huyeran al interior de la rejilla que había en uno de los patios. Lo que hizo que el gremio docente comenzara una huelga. 

También debió actuar la policía el día en que esas culebras salieron de una boca de tormenta en la avenida Rivadavia y se les fueron encima tanto a manteros como transeúntes. 

Finalmente, ante las quejas cada vez mas fuertes de la población, se decidió hacer una gran fumigación. Un gigante operativo envenenando bocas de tormenta, cloacas, arroyos subterráneos. Para ello primero se debieron hacer enormes pozos, cortar calles, avenidas. Lo que provocaba enormes problemas con el tránsito. Peleas entre automovilistas, bocinazos, pasajeros que se quejaban porque las lineas de colectivos cambiaban los recorridos. 

A los minutos de haber colocado el veneno en las aguas por todos lados empezaron a salir centenares de esas especies. Desde las zanjas abiertas,  alcantarillas, rejillas de los interiores de las casas. Se movían a toda velocidad atacando a todo ser que encontraban en el camino. Por las veredas provocanban pánico entre la gente, en medio del  pavimento generaban caos de tránsito. Aunque muchos coches las pisaban. 

Lo hicieron por todas las calles y avenidas de la ciudad hasta arrojarse y perderse en el Rio de la Plata.

7 comentarios:

Rosana Marti dijo...

Una historia muy aterradora.

Un fuerte abrazo y feliz domingo.

CRISTINA dijo...

Estos bichitos no me gusta nada. Te dejo un abrazo, y te deseo feliz Domingo!

maria cristina dijo...

Gustaaaaavo!!!!! Qué terrible pesadilla te inspiró?????? En fin, ya pasó, un abrazo!

Gustavo Yandros dijo...

Hola Rosana. Si. A veces me gusta escribir cuentos de terror. Lo que pasa es que vos vos nueva. En mi blog ya he subido bastantes jaja. Un abrazo para vos tambien

Gustavo Yandros dijo...

Hola Cristina. Esos bichitos por ahora son un invento que se le ocurrio a mi mente. Nacen y mueren en este cuento. Quien sabe si quizas, a lo mejor, en algun año llegaran a aparecer. Solo lo sabra el Destino. Te mando un abrazo y que termines bien la semana

Gustavo Yandros dijo...

Hola Maria Cristina. Sera de todo esto ultimo que anduvo apareciendo. Las inundaciones, los camalotes, el dengue, las viboras o roedores que supuestamente dicen que venian con los camalotes. En fin. Todo un combo. Te mando un abrazo y buen fin de semana

Gustavo Yandros dijo...

Aunque tambien me vino en parte a la mente este cuento que escribi en 2005 y ya hace mucho que lo subi al blog http://yangus00.blogspot.com.ar/2009/05/buenos-aires-2020.html