Red de escritores en español

sábado, 4 de junio de 2016

Rarezas

    Me tomo el subte B hasta el final. 

    Mientras espero que llegue en el kiosco que hay en la estación Malabia me compre dos helados de palito y un pote de miel. Me los guardé en un bolsillo interior de la campera. 

    Al final del recorrido el subte sale a la superficie haciéndose una especie de tren. 

    En la reserva ecológica había olas como si fuese el mar. Algunos se bañaban. Me doy cuenta que los helados se habían derretido. La miel abierta y chorreando. Desbordaban del bolsillo y me manchaban toda la ropa llegando a la piel. Un espeso liquido dulce que de a poco me mojaban todos los pantalones. 

    Desperté. Me di cuenta que estaba en la cama.

    A veces pienso lo raros que son los sueños.

4 comentarios:

maria cristina dijo...

Gustavo!!!!! Espero que no te haya pasado como a los chicos!!!! Un abrazo!

CRISTINA dijo...

Hola Gustavo, a veces el subconsciente no juega una mala pasada, y los anhelos y temores que tenemos, se transmiten a través de tus sueños.
Un abrazo.

Rosana Marti dijo...

Todo esto que soñamos en ocasiones, son miedos, preocupaciones, problemas que tenemos en el transcurso de nuestra vida cotidiana. Es posible que sean mensajes que nos manda el subconsciente en forma de sueño.

Un fuerte abrazo amigo mío.

Gustavo Yandros dijo...

Hola como andan. Si. Onda que los sueños son todo un misterio. Una vez no me acuerdo si lei o escuche que en el momento que soñamos nuestro cuerpo nos deja para trasladarse el sitio del sueño. Y al despertarnos vuelve lo mas bien sin que nos demos cuenta. Hay cada cosa jaj. Les mando un abrazo