Red de escritores en español

domingo, 29 de noviembre de 2009

Ciudad del Sur

Ciudad del Sur

María vivía en un barrio de Mendoza. Una noche fué a buscar a su hija a la casa de una compañera de la primaria. Minutos mas tarde ambas se hallaban de regreso. En la calle no había nadie. Solo algún transeunte que pasaba cada tanto. Sintieron unos pasao. Miraron para atrás y automáticamente dejaron de oirlos. Al rato los escucharon nuevamente. Se fijaron pero no vieron nada extraño. Siguieron caminando. De pronto fueron sorprendidas por un hombre encapuchado y vestido de negro. Quien empujó ferozmente a María contra una pared para después tomar a su hija y salir corriendo.
Unos niños jugaban en un baldío de Avellaneda. Al instante llegaron varios individuos de aspecto similar al anterior y los subieron a una camioneta.
Salvador tenía su casa en las afueras de Gualeguaychú. Una tarde fué con su nieto a la costa del Río Uruguay. Estaba armando su caña de pesca cuando aparecieron dos de esos sujetos. Uno le pidió la hora. Mientras que el otro, en el momento en que fué a mirar el reloj, lo lastimó con un cuchillo dejándolo sangrando en el piso. Luego huyeron con el nene.
En todos los casos los familiares y vecinos de los niños recurrieron a la policía. Pero al ver que el tiempo pasaba y no tenían noticias perdieron las esperanzas de encontrarlos.
Meses después Antonio y Graciela fueron de viaje al Sur. El primer día llegaron a Puerto Madryn. El segundo, luego de pasear y comprar regalos, continuaron la marcha.
Llevaban varios kilómetros recorridos cuando vieron que mas adelante se abría un angosto camino de ripio. Como les gustaba internarse en sitios desconocidos decidieron tomarlo.
LLegaron a un pueblo. El cual tenía en su entrada un cartel oxidado donde apenas podía leerse " Ciudad del Sur".
Estuvieron un buen rato recorriendo calles y sacando fotos. Después se sentaron en una plaza a tomar mate. Les resultaba extraño que todos los negocios permanecían cerrados, no había gente por ningún lado. Como si no viviera nadie allí. También veían que las paredes de las casas estaban deterioradas, el pavimento lleno de pozos.
Al llegar la noche descubrieron que tampoco había luz. Lo que hizo que optaran por irse. Mientras avanzaban les llamó la atención una casa prolijamente pintada y con exelente iluminación. Se acercaron y vieron que era un hotel. Como era demasiado tarde decidieron bajarse y dormir allí. Los atendió una anciana. Quien se encargó de guiarlos y darles las llaves. También les dijo que entre la medianoche y el amanecer ese lugar permanecía cerrado. Ya en su habitación Antonio se puso a contemplar el paisaje desde la ventana. Afuera no se veía nada. El silencio y la oscuridad eran totales. Por el miedo que esto le daba sumado a los consejos de su esposa para que la cierre optó por hacerle caso e irse a descansar.
Horas después se despertó de un sobresalto. Sintió que alguien le tocó la espalda. Prendió el velador y vió que todo estaba en calma. Siguió durmiendo.
Mas tarde un grito volvió a interrumpirlo. Al encender la luz encontró a Graciela tirada en el piso toda ensangrentada. También descubrió que la puerta había sido abierta. No alcanzó a levantarse cuando aparecieron varios individuos encapuchados y vestidos de negro. Estos lo apuñalaron por todas partes hasta provocarle la muerte.
Luego de varios días los hijos de este matrimonio, al ver que no daban señales de vida hicieron la denuncia. Después de buscarlos sin éxito por Capital y Gran Buenos Aires optaron por viajar al Sur.
Anduvieron por decenas de localidades. En ninguna pudieron averiguar nada. Mas tarde se encontraron con el camino que conduce a Ciudad del Sur. Buscaron por allí.
Al llegar comprobaron que se trataba de un sitio deshabitado. Estaban por regresar cuando vieron que a poco mas de una cuadra había un auto estacionado. Se acercaron y descubrieron que era el de sus padres. El cual tenía los vidrios rotos, las gomas desinfladas. También vieron que estaba frente a un hotel que por su exelente estado contrastaba con el resto de las viviendas. Apenas bajaron apareció la abuela que lo atendía. Quien portaba un palo de escoba y amenazaba con golpearlos. Como no sabían de que modo reaccionar ambos subieron nuevamente a su vehículo y partieron.
Una vez en Rawson comentaron esto en la primer comisaría que encontraron.
Permanecieron varios días sin tener novedades. Luego hubo uno en el que apareció una señora que decía saber lo que ocurría en ese lugar. Esta explicó que Ciudad del Sur anteriormente era un pueblo como cualquier otro. Con escuelas, cines, hospitales. Pero que de a poco las fábricas cerraron, el ferrocarril dejó de llegar. Mientras que la mayoría de la gente, al ver que se quedaba sin futuro optó por emigrar. También dijo que los pocos que se quedaron lentamente fueron aislándose, estableciendo sus propios códigos. Con respecto a la denuncia presentada por los jóvenes comentó que desde hace un tiempo usan a ese hotel como trampa. Para que todos los que visiten ese sitio se alojaran allí y fueran asesinados durante la noche. Además les hizo saber que cada tanto secuestran niños en diferentes puntos del país para hacerles un lavado de cerebro y renovar su población.
Ante la pregunta que le formularon sobre el origen de esas afirmaciones aclaró que ella antes vivía allí. Pero que decidió irse al ver como esos individuos se alejaban cada vez mas de la realidad, salían a la calle solo entre la medianoche y el amanecer. Creían en que Dios los había abandonado mientras se volvían cada vez mas fanáticos e intolerantes.
A la mañana siguiente un grupo de policias arribó a Ciudad del Sur. Golpearon las puertas de varias casas sin que nadie los atienda. En otra entraron directamente. Se encontraron con muebles cubiertos de telaarañas, paredes rotas, pisos llenos de polvo. Ingresaron en una pieza situada al fondo. Vieron que entre trapos dormía uno de esos hombres vestidos de negro. Enseguida vinieron varios mas que amenazaban con matarlos. solo estuvieron a salvo cuando atravesaron la puerta de calle.
Inspeccionaron dos viviendas mas pero no encontraron nada interesante. Solo el mismo deterioro que en la anterior.
Al llegar a una tercera vieron como una señora les hablaba a unos niños en un lenguaje desconocido. Notaron que ena multitud se les venía encima y salieron nuevamente al exterior.
Apenas iniciada la noche fueron al hotel haciéndose pasar por turistas. Mas tarde escucharon ruidos que provenían de la ventana. Se asomaron y vieron una enorme cantidad de gente que caminaba portando velas, antorchas, cruces invertidas. También hacían cánticos en un idioma que no entendían. Luego ingresaron varios que no dejaron de apuñalarlos hasta quitarles la vida.
Al otro día fueron mas oficiales. Descubrieron que frente al hotel estaba el patrullero que usaron los anteriores. El cual tenía importantes destrozos. Intentaron entrevistar a la encargada pero esta se negó. Cuando amenazaron con llevarla detenida aparecieron personas de todas partes. Dispararon e hirieron solo a algunas. Las demás no dejaron de seguirlos hasta que lograron salir. Continuaron buscando sin éxito a los otros policías.
Al llegar la noche se les detuvo el auto. Intentaron arrancarlo pero les fué imposible. Llamaron a la comisaría pidiendo ayuda.
Horas después veían salir grupos de individuos. Algunos se sentaban en el cordón, otros conversaban en la vereda. También había varios que los miraban y se reían. Por temor decidieron encerrarse y trabar las puertas.
Mas tarde observaron que una larga fila avanzaba hacia donde estaban ellos. La cual se hallaba a poco mas de media cuadra. Abandonaron el vehículo y corrieron hacia el lado opuesto. Se encontraron con otra similar.
En el instante en el que iban a ser alcanzados aparecieron decenas de francotiradores que desde los techos dispsraban a la multitud. Esto derivó en una serie de enfrentamientos que rapidamente se extendieron por todo el pueblo. Unos utilizaban balas de plomo y gases lacrimógenos. Mientras que los otros respondían arrojando piedras, prendiendo fuego o tejiendo emboscadas.
La calma recién llegoó al otro día. Cuando los uniformados, al ver que no podían controloar la situación, dejaron paso a caravanas de tanques y helicópteros que arrasaron con todo.
Varios meses después dos sujetos encapuchados y vestidos de negro asesinaron a la mujer que los delató mientras dormía en su casa de Rawson.

4 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Hola Gus, increíble como siempre...espero que esto sea solamente ficción y no correponda a ningun hecho real.
Besotes

barry lyndon dijo...

bue texto, aunque recomiendo, porque creo que se leerçía mejor y más fácil, que separes párrafos.

Gustavo dijo...

Hola Carmen como andas. El comentario que hice antes si es real. Es de una familia que no se sabe donde esta. Pero el cuento ultimo es pura ficcion. Esta bien que aca en Argentina haya problemas pero por ahoa no se llego a eso jaja. Aunque escuche que en Mexico, Guatemala, sur de Estados Unidos hay pandillas llamadas "maras" que, segun dicen, matan por matar.
Te mando un abrazo y espero que andes bien. Chau

Gustavo dijo...

Hola Barry como andas. Por fin alguien que me corrija jaja. Es que no se. A mi onda que me gusta escrbir pero lo hago mas por placer, por gusto. No soy escritor profesional. A veces no se si lo hago de todo bien o no.
Te mando un abrazo y que andes bien. Chau