Red de escritores en español

lunes, 16 de agosto de 2010

Omar y Monica

Omar y Mónica.


Omar y Mónica se conocieron hace cincuenta años. Fue en un corso de la Avenida de Mayo. Ella había ido con sus padres, una hermana y una prima. A la vez que él lo hizo junto a unos amigos.
Desde entonces no dejaron de verse. Iban al cine, a bailar o compartían tardes de mate en la Costanera.
Luego se casaron y se fueron a vivir juntos al barrio de Flores. Omar se recibió de odontólogo, mientras que Mónica se dedicó siempre a las tareas de la casa. Mas tarde tuvieron dos hijos. Los cuales con el paso del tiempo crecieron y se independizaron hasta marcharse del hogar.
Actualmente estaban jubilados. Omar de vez en cuando mataba el tiempo ayudando a atender el kiosco que tenía Sergio, el mayor de sus hijos. A la vez que Mónica generalmente iba a la casa de Javier, su otro hijo, donde se quedaba horas entras tomando café con la esposa de este mientras jugaba con su nieta.
Tambien concurrían a un club que quedaba a pocas cuadras. Allí hablaban con gente de su misma edad, jugaban al dominó, a las cartas o compartían salidas.
En su casa estaban siempre solos. A exepción de las veces que venían sus hijos a visitarlos. Miraban películas sentados uno al lado del otro en un sillón que tenían en el living, tomaban mate mientras escuchaban la radio o iban a hacer las compras agarrados de la mano. Tampoco faltaban los Domingos en los que se pasaban horas enteras mirando fotos y recordando viejas épocas. Como el viaje que hicieron de luna de miel a Mendoza, su viejo Fiat 128 o el verano que fueron a Mar del Plata junto a una pareja amiga. Donde con la plata que habían ganado en el casino decidieron quedarse una semana mas.Se levantaban y acostaban los dos a la misma hora. Antes de apagar la luz de la pieza casi siempre se daban un beso. Ademas de decirse que se querían y que no podían vivir el uno sin el otro.
Un día Omar se desmayó. Había sufrido un derrame cerebral, lo que hizo que lo internaran. Durante ese tiempo Mónica no paraba de llorar. Pensaba todo el tiempo en su marido, en que se recupere pronto. Sus hijos la llevaban a visitarlo pero no tenía sentido. Este estaba quieto, con los ojos cerrados y lleno de cables.
A las pocas semanas Omar murió. Su esposa apenas se enteró sufrió un infarto que le puso fin a su vida.
Con el paso de los años en el pequeño jardin que tenían en el fondo de su casa crecieron dos árboles. Estos a veces emitían un extraño sonido, como si se estarían comunicando. Y por las noches ambos se inclinaban hasta lograr que sus ramas se terminaran rozando.

5 comentarios:

magu dijo...

Hermoso cuento, además OMAR tiene un cierto aire de cuento persa. yo quisiera que mi destino fuese igual al de Omar y Mónica, vivieron y murieron casi juntos, y de un modo natural, bueno. Es muy conmovedor. Si se casaron en los añós cincuenta entonces oían a Elvis Presley y algo de Swing, Frank Sinatra, ¡qué belleza¡
saludos GUSTAVO
gracias por recomendarme
te pido que pases por LA BOUTIQUE DEL LIBRO DE SAN ISIDRO en FACEBOOK, te va a encantar el blog cómico y simpático de propuestas graciosas para que todos escribamos algo cada día, anda, dale
saludos
gracias y bendiciones

Lao dijo...

Muy lindo tu relato Gustavo, tiene mucho de la vida real cuando es que se ha construido AMOR REAL. Con mi esposa tenemos 38 años de casados y nos llevamos muy bien, aún en las dificultades de la vida que no son poca cosa.Cada día es un nuevo día y estmos siemprer con nuevos proyectos. Los domingos mi casa es una fiesta, nos reunimos con los seis hijos (eran siete) y sus respectivas medio naranjas. Comemos algo ríco, jugamos a algo lindo y corre la música y canciones que ellos mismos tocan. ¿lindo no? UN ABRAZO . En la vida es bueno proponerse buenos objetivos,a los cuales tambien uno puede llegar.

magu dijo...

GUSTAVO
El cosechador de buenas energías
a través de sus buenos relatos

Gustavo dijo...

Hola Magu que tal. Y a lo mejor es asi. Quien lo sabe? Quiza despues de esta vida renaceremos con forma de plantas, animales, etc. Se diran muchas cosas, hay muchas creencias. Pero lo que ocurre cuando uno abandona este mundo jamas se sabe.
Ahora paso por ese sitio en Facebook a ver que onda.
Un abrazo. Chau

Gustavo dijo...

Hola Lao como andas. Bueno esta el dicho de que cada familia es un mundo no? Y te felicito por tirar siempre para adelante, estar y cuidar a la gente querida y no bajar los brazos.
Un abrazo y que termines bien la semana. Chau