Red de escritores en español

sábado, 1 de septiembre de 2012

Aquel niño

Aquel niño 

A aquel niño le gustaba mirar a la gente con la que se iba cruzando.
Una vez fué a una panadería. Lo atendió una señora. Quien tenía un vestido lleno de flores y  no paraba de cantar una canción que salía de una radio ubicada en un estante. La imaginó de ese modo pero en un teatro. Moviéndose y cantando ante multitudes que no dejaban de aplaudirla.
Otro día tomó un taxi. Vió que el conductor poseía una prolija barba. También remera negra. En cada semáforo que frenaba tomaba de la guantera un cuaderno con una birome y se ponía a anotar cosas. Guantera en la que también había libros y revistas. De pronto a su mente la invadió una imagen de que ese taxista era un escritor. Que presentaba libros que él mismo escribía en diferentes espacios de arte, firmaba autógrafos en ferias, lo invitaban a charlas, debates o congresos en varias ciudades del mundo, etc
Algo parecido le ocurrió aquella tarde en la que se dirigió a la carnicería. detrás del mostrador encontró a un muchacho alto, musculoso, levantando bolsas pesadas. Todo eso sumado a una reluciente musculosa azul con la que estaba vestido. Lo observaba jugando al basquet en la NBA. Metiendo dobles y triples hasta el cansancio. Con estadios repletos de gente que coreaba su nombre.
Ante todas estas visiones sus padres le decían que tenía un problema, que no era normal. Por lo que lo mandaron a un oculista. Este lo revisó y le recetó unos anteojos para que usara.
Una vez que se puso esos lentes empezó a observar todo de un modo distinto.
Subió a un colectivo y vió al chofer nervioso. Con su camisa celeste toda transpirada. Quejándose todo el tiempo del tránsito que está cada vez peor, de los baches, de los cortes de calle, de los peatones que cruzan sin respetar nada.
Cuando iba por una vereda miraba a dos hombres de saco y corbata que caminaban a toda velocidad. Consultaban el reloj y aceleraban aún mas la marcha. Como si fuesen robots que estuviesen programados.
Fué a un kiosco a comprarse un alfajor. Encontró a la dueña fumando sin parar. Haciendo cuentas con una calculadora mientras con la otra mano sostenía varias boletas. Al tiempo que gritaba que le aumentaron los impuestos, que debía trasladar ese aumento a la mercadería y que para que el mes no fuese a pérdida debía recaudar una determinada cantidad de dinero.
Todo esto que ahora veía lo hacía sentirse un poco incómodo. Notaba que lo que antes había observado era anormal. Eso de los sueños, la gente mostrando sus virtudes, su arte. Se miraba a si mismo como un loco, un enfermo. Pensando o imaginando cosas que a nadie le ocurría. Porque los demás se conformaban con sus cotidianeidades, con seguir su camino y nada mas. No les interesaba otra cosa que estuviese mas allá.
Así que se dejó llevar por todo eso. Acostumbrándose que el mundo era así y no había mas nada. Que eso que vió anteriormente estaba completamente fuera de lugar.
Entonces con un reloj empezó a tomar el tiempo que tardaba en recorrer una cuadra y se esforzaba cada vez mas por superar esa marca. Le prestaba mayor atencion al tránsito, al estado de las calles, a los embotellamientos. Se compró un traje. Y también una calculadora para sumar y anotar en un papel los gastos que iba teniendo.

5 comentarios:

magu dijo...

dos posibilidades: jaja, o se convirtió en un adulto neurótico, o era virginiano, jaja, o era suizo, jajaj
beso GUS

Emmanuel... dijo...

hola,
tenes un blog muy bonito :)
me encanto, te sigo...
saludos desde: http://www.mi-mundo-flash.blogspot.com.ar/

maria cristina dijo...

Gustavo, eso se llama crecer no? Bueno, yo me hubiera quitado los anteojos!!!!! Un abrazote, muy buen relato!!!!

Gustavo dijo...

Hola Magu y Maria Cristina. Bueno, el final no es el mejor de todos jaja. En realidad esto lo hice para una chica conocida que se dedica a hacer cortos. Y el tema era sobre un niño que ve a los adultos triunfantes, alegres, etc, despues le obligan a colocarse unos lentes que muestran realidades mas tristes de los adultos. Y de tanto usar esos lentes termina siendo uno mas de esos adultos que vio. Un abrazo y gracias por los comentarios

Gustavo dijo...

Hola Emmanuel. Gracias por hacerte seguidor de mi blog. Ojala te guste y no te defraude jaja. Yo tambien ya me hice seguidor de tuyo y me resulta interesante. Con mas tiempo lo voy a ir viendo mejor.
Un abrazo y que tengas buena semana