Red de escritores en español

viernes, 31 de mayo de 2013

15-M

15 de Mayo. Amaneció otra vez sobre Buenos Aires. Como era habitual, la mayoría de las personas de a poco se iban levantando, desayunaban, para luego salir a cumplir con sus obligaciones.
Sin embargo pasaba algo que no era normal. No se veían autos, ni colectivos, motos o camiones. Por ninguna parte. Las paradas se iban acumulando de gente que esperaba en vano la llegada de algún colectivo. Se alborotaban, protestaban, hasta discutían entre ellos. Pero nadie sabía las razones. Ni siquiera podían juntarse entre varios para tomar un taxi o remis porque tampoco había. De modo que muchos optaban por ir caminando, demoren lo que demoren. Las estaciones de subte y de trenes estaban cerradas, al igual que las terminales de ómnibus.
A medida que iba transcurriendo la mañana las cosas continuaban sin modificarse. Las señoras hablaban en las veredas sin comprender tal situación. Lo mismo ocurría en los kioscos de diarios. Donde muchos se juntaban y conversaban para ver si alguien sabia algo. Las pantallas de tv que siempre informaban sobre el transito colapsado en avenidas como Corrientes, 9 de Julio o los accesos a la ciudad ahora mostraban kilómetros enteros de asfalto donde no pasaba ni un solo vehículo.
Fue la noticia del día. Por encima de la economía, la política, el futbol o los chimentos del espectáculo. Se hablaba en negocios, oficinas. Aunque había una gran mayoría que no pudieron abrir sus puertas ya que los encargados no pudieron llegar. Algo similar pasaba en los bancos, facultades, centros de salud, etc donde no había personal.
Al ver que todo seguía igual muchos se animaban a usar ese espacio libre. Se podía ver abuelos jugando a la bocha en medio de la calle, grupos de amigos a la pelota, otros se sentaban en grupos a tomar mate. Y las avenidas o autopistas se transformaban en pistas donde podía verse una inmensa cantidad de gente corriendo. Aunque algunos también las utilizaban para andar en skate o rollers.
Ya a la tarde empezaron a escucharse ruidos de motores, bocinas o sirenas. Y al poco tiempo caravanas de vehículos iban colmando todos los accesos hasta hacer lo mismo en las calles y avenidas de la ciudad. Lo hacían a alta velocidad y sin respetar el sentido de las calles. Parecería que todos se dirigían hacia el centro de Buenos Aires. Tampoco se preocupaban por la gente. Micros o camiones que iban por Panamericana aplastando a cuantos peatones se le interpongan. Estos a su vez les gritaban o tiraban piedras para que frenaran. Sin embargo los vehículos seguían su marcha. En la autopista Buenos aires- La Plata hacían piquetes o barricadas para que se detuvieran pero les pasaban por encima. Algo parecido ocurría en las demás calles, niños que estaban sentados jugando con sus celulares eran arrollados por filas de coches, señoras que habían sacado su reposera para tomar sol. Ni siquiera las veredas daban seguridad. Ya que eran usadas por las motos o autos pequeños que no tenían compasión por nadie. Por parejas que hacían el amor, vecinos que conversaban, personas en silla de ruedas, amigos que se juntaban para fumar. Todo fue arrasado. Algunos podían zafar subiéndose a algún cantero. Los que vivían cerca corrían y trataban de esquivar la marea de coches para llegar a sus casas. A veces era tal la fuerza de estos que tiraban abajo columnas, postes de alumbrado, árboles. Tampoco se salvaban las esquinas. Bares que eran sorprendidos por colectivos que se estrellaban contra el vidrio provocando destrozos y heridas a comensales, casas donde algún camión que se les metía en el living.
Ya entrada la noche los coches se dispersaron. Y la ciudad hecha un caos. Cadáveres por las calles, ambulancias llevando cuerpos, hospitales que no daban abasto, gente gritando desesperada que perdió algún ser querido, patrulleros para garantizar el orden. Tampoco podían faltar las cámaras de los principales canales de televisión.
Al otro día personal de bomberos y defensa civil de a poco se fue encargando de sacar las ramas, postes o cables que quedaron tendidas en el pavimento.
Y de a poco todo fue regresando a la normalidad. Aunque nada será igual para la cantidad de personas afectadas por aquella masacre . Menos para los que ya no están.
Las semanas fueron pasando y jamás se repitió algo similar. Aunque nunca se supieron las causas de aquel episodio.
De modo que cada 15 de Mayo los familiares y amigos de las victimas se juntan en las principales plazas de la ciudad y el Conurbano para pedir justicia

viernes, 24 de mayo de 2013

La vida

La vida.
 

A veces me pregunto si nuestro paso por este mundo estan bien hecho. Si no hay algun margen de error. La naturaleza sería perfecta, al menos dicen.
Supongamos que una persona viva ochenta años. Hasta los 25 /30 uno se mantiene. Jóvenes con cuerpos casi perfectos. Pero despues que. La piel empieza a arrugarse, aparecen algunas manchas, engordamos, el pelo se cae o pierde color. Encima el tiempo avanza. No es que se detiene en algun punto. O quedamos para siempre de tal forma y listo. Con el paso de los años el físico se va deteriorando aún mas.
¿ No sería mas justo que recién los cuerpos empezaran a notar fisuras a partir de los 40/ 45 ? Porque si uno vive ochenta o mas sería la mitad de la vida. Lo mas lógico. En cambio si eso empieza a notarse alrededor de los 30 es demasiado rápido.
Y alli tambien es cuando la vida de bifurca y aparecen dos realidades.
Casarse, tener hijos. Llevar una vida ordenada y rutinaria. Medio rutinaria, al menos para mi. Acostarse mas temprano, dejar de salir demasiado por las noches. Ver televisión, comer. Hacer siempre lo mismo.

O seguir solo. A pesar de que muchos que conocías ya no siguen ese camino. O que te señalen como si fueses un bicho raro. Dormir a cualquier hora. Escribir un par de tonterrías que se te van ocuriendo. Musica, alcohol o algun otro vicio. Comer mal.
Pero a veces llega un momento que esta segunda realidad tambien cansa. Cuando ya no hay mas por ver, mas donde ir, mas que conocer. Cuando algo que promete una noche se termina apenas llegado el amanecer. Cuando el sol parte la cabeza en una resaca. A la larga tambientermina aburriendo.

¿ y despues que es lo que hay ?


viernes, 17 de mayo de 2013

Todas estas cosas

Todas estas cosas

Puedo ser el desecho de una fábrica.
Lo que hay en el inodoro antes de apretar el botón.
Una bolsa de basura tirada en la vereda.
Una rata que va y viene por las alcantarillas.

Puedo ser un mar revuelto.
Un cielo cargado de nubarrones que se está por caer.
Una ruta que no sabe donde quiere ir.
Un cuadro al que no le importa que color lo vaya a pintar.

Puedo ser el sol de cada mañana.
Una rosa en Setiembre.
Una cerveza embriagando las mentes por las noches.
El mosquito que molesta en la oreja.

Puedo ser todas estas cosas,
sin saber lo que realmente soy.

jueves, 9 de mayo de 2013

Por esas calles

Por estas calles
 
Una señora compra zapatos negros
el colectivo que pasó.
Las hojas de los árboles danzan con el viento
y un papel que en una zanja acabó.

En una esquina conversan dos abuelos
mientras un niño termina su alfajor.
Un perro a un gato va corriendo
a la vez que de una nube una gota me cayó.

Y por estas calles va mi cuerpo
en noches de frío o tardes de calor.
Febrero tras febrero
soportando los caprichos de mi corazón.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Contemplando

Andando.
Recorriendo.
Visitando.
Yendo.
Buscando.
Vistiendo.
Regresando.
Escribiendo.
Escuchando.
Viendo.
Soñando.
Bebiendo.
Caminando.
Corriendo.
Despertando.
Durmiendo.



Para despues otra vez.


Volver a andar
A recorrer.
A visitar.

A ir.
A buscar.
A vestir.
A regresar.
A escribir.
A escuchar.
A ver.
A soñar.
A beber.
A caminar.
A correr.
A despertar.
A dormir.



Contemplando como se van los minutos.

Las horas.
Los días.
Las semanas.
Los meses.
Los años.

Nuestro paso por este mundo.