Red de escritores en español

sábado, 30 de agosto de 2014

El viaje en colectivo

El viaje en colectivo


Martin salió de su casa. Caminó las tres cuadras que lo separaban de la avenida. Allí espero el colectivo. Una vez que este llegó se subió. Como estaba repleto de gente no tuvo mas remedio que viajar parado.

Luego de varios minutos obsrevó como el colectivo se desvió a causa de una manifestación que cortaba la avenida. Tomó por una calle paralela. Pero despues de un tramo tampoco pudo seguir por esta. Ya que estaban podando árboles.

Muchos pasajeros se quejaban. Hablaban contra el Gobierno, los piquetes, las autoridades de la ciudad. Aunque tambien estaban los que escuchaban música, leian, o estaban concentrados en sus celulares. O los que miraban silenciosamente al igual que Martin.

Despues Martin vió que el colectivo agarró por otra avenida. Aunque ese trayecto tampoco duro demasiado. Mas adelante estaban repavimentando. Lo que hizo que el ómnibus nuevamante tome por otra calle. Siguió un tramo por alli. Hasta que en una esquina chocaron dos autos. Y la policía desviaba el tránsito.

Un gran numero de pasajeros se hartaron. Decidieron bajarse. Lo que le permitió a Martin elegir un asiento. Otros discutían con el chofer. Aunque tambien estaban los que permanecían en silencio o estaban en sus asuntos.

Ahora que Martin se sentó se hallaba mas cómodo. Tomó su celular y casi no apartó la vista de él. Cada tanto miraba por las ventanillas o a su alrededor. Notaba que ahora subían personas. Y el colectivo se detenia a veces. Lo que lo llevo a suponer que volvío a su recorrido habitual. Con la gente subiendose en las paradas. Se durmió.

Al despertar miró el reloj. Vió que pasó mas de media hora. Se fijó en la ventanilla para ver donde estaba. Pero se sorprendió al notar que se hallaba de regreso. En la misma avenida en la que había tomado el colectivo. A pocas cuadras de su casa.

Corrió a hablar con el chofer. Le preguntó lo que ocurría. Este de mal humor solo le respondió que se cansó de tener que desviarse a cada momento o buscar alternativas por donde seguir. De modo que decidió pegar la vuelta.

8 comentarios:

Armando dijo...

La guagua y el móvil, buena combinación .
Me imagino que Martín, llegaría tarde a su destino. Jaja.
Un abrazo y buen fin de semana.

maria cristina dijo...

Delirante desenlace, estoy segura de que muchos choferes harían lo mismo ante tantos inconvenientes, muy bueno Gustavo, un abrazo!

LAO Paunero dijo...

Un tortuoso viaje el de tu amigo... suele suceder en las grandes ciudades amigo Gustavo... ¡UN ABRAZO!

magu dijo...

GUS
jaja justo lo leo ahora que debo ir a ramos mejía y viajar una hora y pi en dos colectivos y sin ganas
eso nunca me pasó pero si me pasó de subirme comodamente, leer un libro o hacer un sudoku, y en medio de la ruta tener que bajarnos todos porque se descompone y subir a otro de la misma linea y viajar parada y apretujada, jaja, espero que hoy no me pase
beso nene

Gustavo dijo...

Hola Armando. Si, aunque con el transito cada vez mas caótico y un transporte que va quedando obsoleto no seria demasiado extraño. Cada vez mas "normal" . Te mando un abrazo

Gustavo dijo...

Hola Maria Cristina. Si. Aparte no se. Hace falta podar las ramas a las horas de la mañana los días laborables, No pueden hacerlo por ejemplo al mediodía o los Sabados a la tarde para no joder tanto? Aparte no se. Haya avenidas como Diaz velez en Almagro que hace mas de medio año están pavimentando o haciendo no se que. Aca empiezan a pavimentar y no se sabe cuando terminan. Tanto tiempo les lleva? Y para las protestas ya tenemos al super Berni que se mete en todo, hace espionaje, descalifica, inventa causas, discrimina a los extranjeros. Extraño en un Gobierno que se define como "progresista que defiende los derechos humanos" Te mando un abrazo

Gustavo dijo...

Hola Lao. Es un personaje inventado, no es mi amigo jja. Si, digamos que ocurre cada vez mas seguido. Lo que antes por ahí tardaba media hora ahora el doble. Te mando un abrazo

Gustavo dijo...

Hola Magu. Si, a mi también me paso varias veces, en el 124, 146, 135. Iba sentado y luego parado. Pero bueno, es asi. Ya no nos preocupa como viajamos, sino en llegar. Aunque hay que reconocer que por muchos que me dijeron los nuevos trenes del Sarmiento están bastante bien. Lo malo es que tuvo que ocurrir después de la tragedia de Once. Te mando un abrazo