Red de escritores en español

sábado, 29 de marzo de 2014

Planeta mas cercano al sol

Mercurio, en el sistema solar, es el planeta más cercano al Sol. Es un pequeño mundo rocoso que se encuentra a una distancia aproximada del Sol de 58 millones de km, tiene un diámetro de 4.875 km, su volumen y su masa son semejantes a los de la Tierra y su densidad media es aproximadamente igual a la de la Tierra.
En la mitología romana mercurio es el dios del comercio, viaje e intercambio, la contraparte romana del dios Hermes, el mensajero de los dioses. El planeta probablemente recibió su nombre a causa de que se mueve rápidamente a través del cielo.
Si Mercurio tuvo alguna vez una atmósfera, hace mucho que se escapó al espacio debido al calor del cercano Sol. No hay aire, ni agua y en la superficie del planeta no puede crecer nada. Los astronautas necesitarían protección muy fuerte contra el calor y la fuerte radiación del Sol. Pero los abultados trajes se sentirían muy ligeros porque la fuerza de gravedad superficial de Mercurio es sólo una tercera parte de la de la Tierra.
Sobre su descubrimiento, se cree que Mercurio es conocido desde el tiempo de los sumerios, durante el tercer milenio antes de Cristo.
Mercurio orbita alrededor del Sol cada 88 días (año del planeta). Los estudios de radar del planeta muestran que gira sobre su eje una vez cada 58,7 días o cada dos terceras partes de su periodo orbital; por tanto, gira una vez y media sobre su eje durante cada periodo orbital. Dado que su superficie es abrupta, porosa y de roca oscura, Mercurio es un mal reflector de la luz solar.
Los estudios espectroscópicos de Mercurio nos muestran una tenue atmósfera que contiene sodio y potasio; en apariencia, sus átomos proceden de la corteza del planeta. Sus colisiones con otros planetas de nueva formación en los orígenes del Sistema Solar pudieron despojarle de los materiales más ligeros, lo que explica la relativamente alta densidad de Mercurio. La fuerza de gravedad de la superficie del planeta es más o menos una tercera parte de la de la Tierra.
El perihelio de Mercurio (el punto de su órbita más cercano al Sol) avanza muy despacio. Uno de los primeros logros de la teoría de la relatividad fue la explicación detallada de este movimiento.
El estudio del planeta más próximo al Sol comenzó con el viaje del Mariner 10, enviado en octubre de 1973 por Estados Unidos, en un viaje por la zona interior del Sistema Solar hacia Mercurio. Pasó cerca de Venus en febrero de 1974 y aprovechó la fuerza de gravedad de este planeta para entrar en la órbita solar.
En marzo de ese año llegó a unos 692 km de Mercurio, obteniendo las primeras imágenes de su superficie.
En su segunda aproximación, realizada en septiembre, detectó un campo magnético insospechado, con una fuerza del uno por ciento del de la Tierra En su tercer y último encuentro con el planeta, en marzo de 1975, el Mariner 10 se aproximó a unos 317 km.

Las fotografías del planeta lo muestran muy parecido a la Luna, con una superficie llena de cráteres; sus temperaturas podían ser de 430º C en el lado iluminado por el Sol y de -180° C en el lado oscuro.
En 1991 radiotelescopios terrestres de gran potencia revelaron señales de enormes extensiones de hielo en las regiones polares de Mercurio que la Mariner 10 no había cubierto.
Mercurio recibió el nombre del veloz mensajero de los dioses por su rápido paso a través del cielo terrestre.

Mercurio gira muy lentamente sobre un eje casi vertical. Este eje está inclinado sólo en dos por ciento de la perpendicular (a 90º) al plano de su órbita. Cualquier día de Mercurio equivale a 176 días de la Tierra.
Si bien los días son muy largos, el año en Mercurio resulta extremadamente corto ya que el planeta necesita sólo 88 días terrestres para completar una órbita alrededor del Sol. En otras palabras, su año “dura” 88 días terrestres.


Curiosidades mercuriales:
El mayor cráter de Mercurio, llamado Caloris Planitia, mide 1.400 kilómetros de diámetro.
Mercurio sólo puede ser visto desde la Tierra en los crepúsculos, antes del amanecer o después de la puesta del Sol.
Ciertas partes de la superficie de Mercurio tienen un aspecto arrugado, resultado de la contracción del planeta al enfriarse su núcleo.


http://www.profesorenlinea.cl/fisica/Mercurio.htm

sábado, 22 de marzo de 2014

Planeta mas parecido a la Tierra

A 430 años luz de la Tierra, fuera de nuestro Sistema Solar, hay un pequeño planeta con una masa y una densidad similar al nuestro y que orbita una estrella parecida al Sol. Ha sido bautizado como Kepler-78b y según los astrónomos, es el planeta extrasolar más parecido a la Tierra de los encontrados hasta ahora. Y ya van más de mil.
Por lo que respecta a su composición, es rocoso y tiene hierro en su interior, al igual que la Tierra

Sin embargo, no pueden decir que sea un gemelo ya que también hay notables diferencias. Por ejemplo, tarda mucho menos en orbitar su estrella que la Tierra el Sol. Apenas ocho horas y media, frente a los 365 días que emplea la Tierra en dar una vuelta al Sol. Por su proximidad con su estrella, los científicos están convencidos de que no puede albergar ningún tipo de vida, pues creen que se trata de un mundo extremadamente cálido en el que podrían registrarse temperaturas de entre 3.000 y 5.000ºC. "La altísima temperatura superficial descarta la presencia de agua", explica a EL MUNDO Emilio Molinari, director del Telescopio Nazionale Galileo en el Observatorio del Roque de los Muchachos, en La Palma, y coautor de uno de los artículos.

"Éste es sin duda el exoplaneta con características físicas más parecidas a nuestro planeta entre los descubiertos a la fecha de hoy", asegura Molinari. Con un espejo primario de 3, 58 metros de diámetro, el TNG, que depende del Instituto Italiano de Astrofísica, observa en el visible e infrarrojo.
Kepler-78b es también el exoplaneta más pequeño del que se han podido conocer de manera bastante precisa su masa y su radio. Ha sido posible gracias a un espectrógrafo de alta resolución diseñado específicamente para la búsqueda y el estudio de planetas extrasolares. Se trata de HARPS-N (High Accuracy Radial Velocity Planet Searcher - North), con el que los científicos esperan estudiar y confirmar qué candidatos observados previamente por el telescopio Kepler de la NASA pueden pasar a considerarse oficialmente exoplanetas.

Una de las coautoras de este estudio es la española Mercedes López-Morales, que investiga en el Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, en EEUU. "Lo que hace que consideremos a Kepler-78b un planeta especial es que es hasta ahora el más parecido a la Tierra que hemos descubierto en término de peso y tamaño. Es solo 1,7 veces más pesado que la Tierra y gracias a los datos del espectrógrafo HARPS-N y [el telescopio espacial] Kepler hemos podido determinar que es un planeta rocoso, con una densidad casi igual a la de la Tierra", afirma a través de un correo electrónico.

Una estrella parecida al Sol
Su estrella, denominada Kepler-78, es muy parecida a nuestro Sol: "Sólo es un 30% más pequeña, pero es del mismo color y temperatura superficial. Hasta el día de hoy, se ha detectado un único planeta a su alrededor, nombrado Kepler-78b", detalla Molinari.
"El calor en la superficie del planeta Kepler-78b haría que las rocas estuvieran en forma de lava. Su cercanía a su propia estrella implica también que su órbita debe ser inestable, y que en poco tiempo será arrastrado hacia su sol. Ha sido una gran suerte haberlo localizado antes de que se estrellara", añade el astrofísico italiano, que desde hace cinco años investiga en La Palma. Así pues, este planeta está destinado a desaparecer, aunque esto podría ocurrir dentro de 3.000 millones de años.
Emilio Molinari cree que es posible que nuestro Sistema Solar albergara alguna vez un planeta de estas características, que habría sido destruido en una etapa inicial de formación, sin que hubiera quedado rastro alguno en la actualidad.
El hecho de que tarde tan poco en dar una vuelta a su estrella ofrece a los científicos numerosas oportunidades para observar su comportamiento, ya que en una semana da unas 20 vueltas.

La búsqueda de un 'gemelo' de la Tierra

Emilio Molinari se muestra convencido de que en los próximos años serán capaces de detectar un planeta gemelo a la Tierra: "Para ello estamos dedicando tantos esfuerzos, ¡con muchos científicos e instrumentos delicados!", afirma. "Kepler-78b nos indica que planetas tan pequeños como la Tierra están casi al alcance de nuestros telescopios, y en la próxima década, seguro que con nuevos instrumentos y mucha paciencia, encontraremos una planeta gemelo o, por lo menos, con masa, densidad, temperatura y atmósfera similar a nuestra Tierra".
Mercedes López-Morales, que antes de comenzar a investigar exoplanetas, allá por el año 2007, diseñaba y construía telescopios robóticos y estudiaba física de estrellas más pequeñas que el Sol, donde se espera encontrar los primeros planetas habitables, se muestra aún más optimista que su colega italiano sobre cuándo encontrarán un auténtico gemelo de la Tierra: "Estamos ya muy cerca. Aún no podemos confirmarlos porque necesitamos más datos, pero ya hay una lista de varios candidatos a planetas como Kepler-78b que se encuentran lo suficientemente alejados de sus estrellas para albergar algún tipo de vida. Al paso que vamos, probablemente podremos anunciar el primero de esos planetas en un par de años", vaticina.
Según Molinari, "muchos países están financiando ahora nuevos espectrógrafos para los grandes telescopios y satélites para observar la composición de las atmósferas de estos planetas. Encontrar un planeta (o bien muchos) que puedan ser habitables será la próxima revolución copernicana y cultural".

http://www.elmundo.es/ciencia/2013/10/30/5271485261fd3d6b798b4576.html 

viernes, 14 de marzo de 2014

Luces

Luces

El muchacho estaba sentado frente al mar. Era una noche calurosa. No había nadie a su alrededor.

De pronto vió que una lluvia de luces cayó en el horizonte. Apenas impactaron con el agua esta se iluminó de diferentes colores. Le pareció totalmente extraño. Jamás había visto algo así. Se tocó para ver si estaba despierto. Se frotó los ojos para comprobar si no tenia algún problema.

Después el agua regreso a su estado habitual. Solo que desde las profundidades aparecían figuras flotando. Las cuales tenían brillo propio. Las había rosas, verdes, celestes, etc. Formaban rondas, bailaban, se movían con las olas.

No podía creer lo que estaba mirando. Se tocó nuevamente y estaba en perfecto estado. Tampoco había bebido ni consumido nada antes. Se lamentó por no llevar la cámara para sacar fotos.

De a poco estas figuras empezaban a acercarse hacia donde estaba él.

Pudo observar que eran alrededor de veinte cuerpos del tamaño de un ser humano. Contaban con una cabeza calva, dos cavidades en el sector de los ojos y otra mas ancha en el de la boca. También poseían dos brazos flacos y extensos. Que se movían como si no tuviesen huesos y los apoyaban en el suelo como sostén. Estos acababan en gruesas manos con solo tres dedos. Y su parte inferior terminaba en forma larga y puntiaguda. Como si fuese la cola de un reptil.

Él se puso de pié. Una vez que lo alcanzaron lo rodearon.

Preguntó quienes eran. Le dijeron que venían de una estrella lejana y cada tanto les gusta salir mas allá de su mundo y ver lo que hay en otros planetas. Como en este caso la Tierra. También le hicieron saber que este era su último día aquí. Puesto que ya llevaban varias semanas paseando. Unos en un desierto, otros en los glaciares. Para terminar su estadía en el mar.

Además le explicaron que nunca habían tenido oportunidad de dialogar con un ser de este planeta. Que el único había sido él. Y le propusieron tener relaciones sexuales para conocer como es con los humanos.

No entendía muy bien. Pensó que hablaban de otro tema. Siguió preguntando pero el tema era ese. Probar en tener relaciones con seres humanos. Ver que sensaciones les producen. Salió corriendo. Estos fueron tras de él. En un momento tropezó y se le fueron encima. Les tiraba arena pero no les hacía nada. Cuando lo tocaron pudo comprobar que no sentía el tacto. Solo unas brisas que acariciaban su cuerpo. Como si fuesen fantasmas.

Una vez que finalizaron se fueron de prisa hacia el agua. Al rato esta volvió a iluminarse. Permaneció un rato así para luego apagarse. Y cielo llenarse de luces que de a poco se fueron perdiendo.

El muchacho se tocó. Se froto los ojos. Después se levantó y notó que estaba en perfecto estado. Solo que no tenía cámara de fotos ni nadie a quien contárselo.

viernes, 7 de marzo de 2014

Paisajes que se pueden sentir


Y CONTINUANDO CON LOS INFORMES SOBRE LUGARES, CLIMAS, ETC ESTOS SON ALGUNOS PAISAJES QUE UNO PUEDE VER O SENTIR CASI SIN SALIR DE SU CASA.




_ Sentirse en las cataratas. Con solo apretar el botón del baño y observar como va saliendo el agua por el inodoro.






_ En un lugar de la Patagonia. Abrir la puerta del freezer. Ver el hielo, la capa blanca cubriendo algunas partes y el humo frio que brota de allí.





 
_ En el mar. Si uno tiene pileta llenarla de agua y ponerle sal. Si no en la bañera. Meterse y hacer olas con los brazos. 




_ En un río de montaña. Hacer lo mismo que en el ídem anterior. Solo que en vez de echarle sal ponerle cascotes.





_ En la punta de algún cerro. Subir a la terraza de un edificio y mirar todo desde las alturas.