Red de escritores en español

domingo, 22 de julio de 2018

Carmen

Carmen

Carmen se mudó a un sexto piso en el barrio de Caballito. Era un contrafrente. De manera que no tenía vista a la calle. Pero para ella estaba bien. Un amplio comedor, sumado a una pequeña cocina, una pieza y el baño.

A eso de las cinco de la mañana le molestaba el vecino de arriba. Quien se bañaba, caminaba de un lado al otro, ponía la televisión a alto volumen. Hasta que después salía y Carmen volvía a reconciliar el sueño. Sumado a los chicos que se hallaban justo al lado. Ya que los fines de semana por las noches gritaban y ponían la música fuerte.

Anteriormente Carmen vivía en una casa de Villa del parque. Pero después de pelearse con su ex notaba que le quedaba demasiado grande. Ademas tenía dos hijos. Uno, luego de terminar la carrera de comunicación social se fue a vivir con su novia a Puerto Madryn. El otro aún estudiaba medicina en la facultad. Pero esta alquilaba en un PH con dos amigos mas y mucho no le interesaba ir a visitarla.

Mientras tanto Carmen continuaba su vida en el nuevo departamento. Observaba a la pareja que estaba justo enfrente. Los cuales se la pasaban todo el tiempo desnudos. La horrorizaba. Una vez les gritó algo pero estos no la escucharon o se hicieron los desentendidos. Llamó al encargado pero este le dijo que mientras estos esten en su habitación él no podía hacer nada.
También le molestaba el vecino del otro lado que casi siempre se ponía a martillar a la hora de la siesta.

Sin embargo Carmen seguía con su ritmo habitual. Se levantaba a eso de las diez de la mañana, salía a hacer las compras del día. Ordenaba un poco. Después almorzaba y se iba a dormir. Mas tarde merendaba, caminaba por una plaza cercana para luego bañarse y quedarse en su departamento. Ahí se quedaba mirando tv hasta la hora de la cena. Una vez que terminaba de comer se quedaba con la computadora hasta que el sueño la invada. Momento que se dirigía de nuevo a la cama.

Otra cosa que no soportaba eran los ladridos del perro de la señora que vivía dos pisos arriba, sumado a los gritos que daba el bebe de los vecinos de abajo. O que los otros vecinos que se hallaban enfrente a veces se ponían a fumar mientras miraban por la ventana. Tampoco aguantaba a los chicos de la otra pareja que vivía dos departamentos mas al lado de ella. Los cuales al volver del jardin, a eso de las cuatro de la tarde, corrían y gritaban por el pasillo.

Luego de seis años de convivir con todo esto Carmen se mudó nuevamente a una casa en el barrio de Liniers. Pensaba que si bien era grande para ella sola le resultaba mas tranquila.
Ya un poco tarde se dio cuenta que lo único que se la pasó haciendo en todo el tiempo que vivió en ese departamento fue quejarse y ver lo que hacían los demás. Nunca se interesó en hablar con nadie, conocer nuevas personas, hacer alguna actividad que le gustara, etc

8 comentarios:

Verónica O.M. dijo...

Debió ser más sociable, posiblemente no hubiese estado tan pendiente de quien la molestaba.
Un abrazo

maria cristina dijo...

Cómo la comprendo a Carmen! Tengo vecinos molestos, aunque ya no me ocupo mucho de ellos, por otro lado charlo con los que habitamos desde hace tiempo, ya no quedamos muchos de los antiguos, es difícil convivir en departamentos, hay mucha mala educación, pero cada uno tiene que hacerse su propio lugar y disfrutar de su espacio y actividades, un abrazo Gustavo!

RECOMENZAR dijo...

Me has fascinado Un texto simple caro lindo sin vueltas
de una vida común e interesante.
La de una mujer entrada en años
que vive sola y afloran a su mente momentos de esa soledad compartida en tu bello cuento ... Un dia normal de muchas mujeres que viven a solas con ellas
y el mundo que las rodea
Un aplauso muchacho

Gustavo dijo...

Gracias por los comentarios. Si. Uno a medida que avanza en edad mas se va quejando. Para mi las razones tambien deben ser biologicas, de movilidad. Porque cuando uno mas joven es mas sale, mas se acuesta tarde, hace mas actividades. En cambio cuando pasa lo opuesto esta mas tiempo en su casa, sale menos, no tiene la misma energia que años atras. Y al permanecer mayor tiempo en su casa, sin demasiado que hacer mas cosas ve, escucha, percibe, etc. Espero no terminar yo tambien asi en la vejez jaja

RECOMENZAR dijo...

Tenemos que decir a medida que pasan los años
cada dia estamos mejor
recalcar lo positivo
lo joven lo bello
reirse a lo loco y volver a vivir
Estas perdido muchacho abrazos

RECOMENZAR dijo...

jaja esto parece un email público
jajaja no te preocupes el colesterol viene por estres

RECOMENZAR dijo...


despues de leer el email borralo gracias
soleil000@gmail.com

Gustavo dijo...

Hola Recomenzar. No entiendo. No me llego ningun email de esa direccion. Saludos